A pocos días de que Mario Meyer Klip Gervitz, deje el cargo de Director del Instituto de Verificación Administrativa (INVEA), la fracción parlamentaria de Morena en la ALDF, acusó que su trabajo dejó mucho que desear porque el instituto no cumplió la función para la que creada al generarse actos de corrupción y utilizarse como mecanismo para premiar o castigar.

El Coordinador de Morena en la ALDF, Cesar Cravioto Romero, dijo que desde la asamblea se buscan formas legales para “cerrar la puerta al cobro de piso” de las autoridades a particulares que quieren abrir algún negocio.

Cravioto Romero aceptó que su bancada se opone tajantemente de que las facultades del INVEA se hereden a las delegaciones, en el futuro alcaldías por las “fichitas” de grupos políticos que ejercen cacicazgos en varias demarcaciones como GAM, Venustiano Carranza, Iztacalco, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Iztapalapa, Coyoacán, Alvaro Obregón, Cuajimalpa y otras que lejos de poner orden en la regulación de los comercios, transporte o desarrollos inmobiliarios, tendrían todas las ventajas para caer en actos de corrupción.

“Nosotros estamos en contra de que a las alcaldías se le regresen todas las facultades que tiene el INVEA para sancionar, mejor busquemos nuevas formas legales para no poner en bandeja de plata la corrupción a los jefes delegacionales o alcaldes”, propuso.

El asambleísta moreno, dijo que más allá de quien gobierne las alcaldías a partir del primero de octubre se deberá trabajar en un modelo jurídico que deje tranquilos a todos los que quieren hacer negocios en la Ciudad  con las autoridades. “se tiene que acabar con el cobro de piso gubernamental”, apuntó.

El INVEA es el Instituto de Verificación Administrativa, que pertenece al gobierno de la Ciudad de México, creado por la administración de Marcelo Ebrard en 2010.

“Trabajamos día con día para corroborar que los vehículos de transporte que podrías utilizar, o que los negocios, inmuebles, construcciones a los que podrías acudir, cumplan con las leyes de nuestra ciudad, creadas para que recibas un mejor servicio y, lo más importante, para prevenir actos que pondrían en riesgo tu seguridad y la de tus seres queridos”, reza en su sitio oficial.

El INVEA tiene la atribución de corroborar que los edificios y construcciones, como en el caso del Colegio Enrique Rébsamen y otros inmuebles, cumplan con la legislación para ser edificaciones seguras.

Sin embargo sus trabajos de supervisión, suspensión y clausura se pusieron en duda con acusaciones de corrupción después del sismo del 19 de septiembre de 2017 y por eso asambleístas, dueños de establecimientos y particulares exigen su desaparición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.