Colaboración de la Maestra Mariana Stephanie Díaz Paredes

Mariana es una egresada de la EBC, en negocios internacionales, y actualmente esta concluyendo sus créditos de Maestría, en la ESCA Sto Tomás, joven emprendedora reflexiona en torno a este término. Gracias Mariana.

Seguramente han existido cantidad de veces en las que nos hemos preguntado que tan capaces somos de llegar hasta donde queremos y la manera en la que pretendemos lograrlo.

Se trata de seguir un camino distinto a los demás, de crear algún cambio que permita favorecer a la sociedad y que de manera congruente se logre el éxito.

Un buen emprendedor sabe que la regla básica es la constancia y que el fracaso debe estar presente para no olvidar porque se está iniciando un plan.

El emprendimiento no es otra cosa que el proceso en el que una persona transforma su idea en un proyecto.

Si bien, el emprendimiento siempre ha existido, sin embargo hace tiempo que ha tenido más relevancia, ya que es considerada como una herramienta de enseñanza-aprendizaje y que ha resultado gratificante el tener la elección de innovar por sí mismos, de generar empleos y de despertar el interés de aquellos que aún tienen miedo; así como de implantar la idea de nuevas tecnologías mayormente estructuradas y especificas que logren satisfacer no sólo a quién las provee, sino a quién las acepta día a día.

Por otro lado, forma parte de una oportunidad a una mejor calidad de vida, en el ámbito económico, cultural, tecnológico, social y personal.

No obstante, es importante hacer mención de que existe un cierto porcentaje de aquellas compañías que carecen de desarrollo y crecimiento y, por lo tanto, poca escalabilidad, pero esto se debe a factores como; los retos del negocio, las necesidades de crédito, falta de capital y la escasez de inversión en tecnología y talento.

Hoy en día, existen 4.2 millones de empresas en México, de las que 99.8 son consideradas PyMES y las cuales aportan 42% del PIB y generan el 78% del empleo en el país.

Konfío, una plataforma en línea de préstamos para PyMES analiza las condiciones y elabora un reporte para clasificar a las empresas y lo hace a través del número de empleados y sus ventas anuales.

Además; se ven involucrados elementos como los retos de la PyME en su gestión, es decir, la velocidad de crecimiento y escalabilidad, donde se puede ver reflejado el estancamiento de ventas o la dificultad para aterrizar planes estratégicos y el cómo ejecutarlos. Cerca de un 50% no logra escalar con el paso de los años, el 66% de empresas con menos de dos años en el mercado declara ventas mínimas, mientras que el 44% con mas de cinco años continúan con ese mismo valor.

Aunado a esto, una situación que provoca falta de crecimiento, son las necesidades de crédito, las cuales muchas veces no existe rapidez en el crédito, son muchos requisitos o tasas de interés inaccesibles donde se menciona que siete de cada diez emprendedores señalan la falta de acceso a crédito, y donde solo el 41.8% cuenta con crédito bancario.

Asimismo, la falta de capital es una causa proveniente del desconocimiento, ya que esto debe ser reconocido como una prioridad estratégica para el negocio.

Adicional a esto, la escasez de inversión en tecnología y talento es un componente que se atribuye a una falta de visión estratégica, ya que las empresas se enfocan únicamente en recursos que puedan operar día a día y que sean utilizados comúnmente, sin tomar en cuenta que pueden generar un impacto mayor a largo plazo con alguna actividad, producto o servicio distintivo.

Y pese a esto, comprendemos que emprender, comienza con algo pequeño y fructífero, creando ventajas y fomentando las habilidades personales y comerciales, mejorando los factores económico-sociales, considerando que lo más enriquecedor es el motivar “formar parte de” y no sólo “formar parte”, para lograr una estabilidad y obtención de resultados.

Por otra parte, el emprendimiento puede existir de dos formas:

  • Con base en los métodos empíricos y,
  • A través de métodos teóricos y estudiados.

Sin embargo; el emprendedurismo va de la mano de estrategias, innovación, competitividad, pensamientos, planes de acción, experiencias tanto personales como aquellas escuchadas y una interminable lista de conocimientos y actualizaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.