Por: Alfredo JALIFE-RAHME

El general John Kelly, Jefe de Gabinete de Trump degradó la autorización de seguridad (security clearance) a Jared Kushner, yerno del presidente casado con Ivanka (https://goo.gl/BJDyoj).

La reacción de Trump fue menos que épica y familiar: “Dejaré que el Gral. Kelly tome las decisiones porque el hará lo correcto para el país”. ¿Habrá traicionado a su suegro?, ¿fueron sus negocios espurios?.

Este hecho quizá tenga que ver con un quid pro quo tras bambalinas para que el presidente no sufra un impeachment por el Congreso.

Trump sacrifica a su yerno, casado con Ivanka, a quien le otorgó una representación meta-constitucional para asistir a la clausura de los Juegos Olímpicos de invierno en Sudcorea y quizá catalizar la próxima negociación entre EUA y Norcorea cuando la hermana del mandatario Kim Jong Un, brilló en el juego de relaciones ante la opinión pública el día de la inauguración de los juegos, mientras el vicepresidente Mike Pence exhibió su descortesía (https://goo.gl/UbjzLz).

Previamente, Kushner sufrió los embates de Rex Tillerson, Secretario de Estado, quien lo acusó de tener pésimos resultados en el Medio-Oriente al haber propiciado el reconocimiento unilateral de Jerusalén como capital fake de Israel lo cual valió el apabullante repudio universal.

Un mensaje claro es que la triada militar de los Generales John Kelly, McMaster (Consejero de Seguridad Nacional) y John (mad dog) Mattis (Secretario del Pentágono) constituyen la columna vertebral del poderío de EUA que cada día se militariza más.

Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images

http://alfredojalife.com

@AlfredoJalifeR_

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.