En la Ciudad de México  existen más de mil 400 personas en condición de calle en donde más del 50 por ciento son jóvenes menores de 18 años que paulatinamente son reclutados por bandas delincuenciales para utilizarlos como vendedores de drogas, cometer asaltos, robos y otros tipo de ilícitos.

El Magistrado adscrito a la cuarta sala familiar del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Juan Luis González Alcántara  Carranca dijo a Diario Basta que por esa razón se han incrementado los robos, asaltos en el metro y los homicidios, pues la delincuencia organizada empezó a reclutar a los jóvenes en condición de calle.

Reveló que en la Ciudad de México  con  tantos menores de edad en abandono en las  calles, las bandas de criminales los reclutan para vender droga y distribuirla a sabiendas de que no pueden ser detenidos, burlando de esta forma la ley.

“Lamentablemente en nuestra capital es ya una realidad, aquí se repite la historia de Oliver Twist, en donde los niños en banda están buscando sobrevivir”, expuso.

Señaló  que esta situación se torna peligrosa, tomando en cuenta que si a temprana edad empiezan a delinquir a los 16 años son ya sicarios que no se tientan el corazón para asesinar a  una persona.

El Magistrado participó en el foro  sobre adopciones en la ALDF, en donde  reveló que en los albergues de la Ciudad de México hay 30 mil niños que no se pueden dar en adopción porque la ley es demasiado estricta y demasiado burocrática.

Explicó que en el Tribunal Superior de Justicia  de la CDMX, se crearon juzgados de adopción, pero no es suficiente, dijo, sino se ablandan  las leyes, pero sobre todo enfatizó, que se vigilen a los padres adoptivos porque muchas veces son traficantes de bebés que sirven como mediadores para venderlos  dentro y fuera del país.

“Entonces se necesita crear conciencia mayor entre autoridades y sociedad. Recordar que la labor social del estado es atender a los niños  dándolos en adopción a personas que jamás van a vigilar si los niños están bien y con ellos o los vendieron a otras personas”, apuntó.

Insistió la importancia de trabajar en las reformas en materia civil para la adopción de los niños, siempre cuando se exista un seguimiento permanente de sus padres adoptivos.

Los asambleístas Paulo Cesar Martínez López y Luciano Jimeno Huanosta, este último presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF, reconocieron que los niños de la calle, personas invisibles para el gobierno y la sociedad, son presas fáciles de los grupos delincuenciales pues no tienen familiares que los reclamen y eso es graves, dijeron.

El diputado local Paulo Cesar Martínez López dijo  que un joven con la vigilancia permanente de sus padres, muchas veces es reclutado por el crimen organizado, “los niños de la calle sin nadie quien los cuide, con mayor facilidad son reclutados por los criminales, aseguró.

Según testimonios de niños de la calle en Reforma, Puente de Alvarado y Bucareli, rechazaron que “malandrines” se les hayan acercado  con fines de reclutamiento.

“De quienes debemos de cuidarnos, son de los policías quienes son los que nos entregan a otras personas o nos cobran derecho  por vivir en la calle, pero muchos no tenemos dinero y nos expulsan”, acusaron.

Deja un comentario