Por: Allie Ann

¿Crees que los reptiles siempre caminaron y corrieron en cuatro patas? Pues eso es lo que pensábamos hasta ahora; sin embargo encontraron un fósil que evidencia la posibilidad de que corrieran en dos patas hace 10 millones de años.

Fósiles de lagartos, la prueba de que fueron bípedos 

En Hadong, Corea del Sur, encontraron una losa de roca de una cantera abandona con 29 pisadas de lagarto en buen estado —pueden distinguirse de las patas traseras con dedos curvados y patas delanteras con un tercer dedo más largo—.

Huellas en piedra
Pero, ¿qué los hace creer que corrían en dos patas? Las respuestas es que las huellas traseras superan al número de las frontales. Además, la longitud de zancada del lagarto aumenta a través de la losa.
Yuong-Nam Lee, quien lidera la investigación, y su equipo piensan que se trata de una ichnospecies de lagarto desconocida, una especie que está definida por la evidencia de su existencia y no por sus huesos o tejidos.
Los investigadores piensan que puede tratarse de un perpetrador Sauripes hadongensis
Otros datos

– De ser un lagarto bípedo, le habría sido útil para escapar de los pterosaurios depredadores. Eso entre 110 y 128 millones atrás.
– Las huellas del reptil son raras. Los investigadores lo adjudican al poco peso del animal.
– Lagartos modernos usan dos patas para escabullirse.
– Esta evidencia muestra la evidencia más reciente y única de lagartijas antiguas y bípedas.

Sin embargo, aún es necesario hacer más pruebas y exploraciones para encontrar más evidencias. Pues tal como dice Martín Lockley, paleontólogo de la Universidad de Colorado, en Denver: pueden existir explicaciones alternativas a estas huellas fósiles, por ejemplo, pudo haber pisado las huellas delanteras con las traseras, oscureciendo las primeras y así parecer que andaba en dos patas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.