Por: Roberto de la Madrid

Me parece una idea muy hermosa que la Constitución de un país establezca que todos los ciudadanos deban o puedan estar armados, para que si su presidente se convierte en un dictador, en un represor, un violador de Derechos Humanos, o en un simple mandatario que le guste robar y que no quiera abandonar el poder, entonces el pueblo esté listo, armado, bien armado, empoderado, para derrocarlo, y así garantizar que el pueblo siempre mande. Suena increíble.

Pues este es el espíritu de la Constitución de Estados Unidos, redactado explícitamente en sus enmiendas para proteger la democracia y la libertad. Pero no nos hagamos tontos. En caso de que el pueblo estadounidense armado hasta los dientes quiera derrocar al gobierno, sería prácticamente imposible, tan sólo con el aparato de inteligencia que tiene —es decir la CIA—, basta para desarticular cualquier intento de rebelión que ponga en riesgo la integridad del intocable y sagrado gobierno.

Si no es suficiente, le agregamos el poder del FBI, y si no es suficiente, entonces los mismos Departamentos de policía, también bien armados, como el de Nueva York o Los Ángeles que cuentan con equipos de élite como el SWAT, y que prácticamente todos los Estados de EEUU tienen. Y si faltara poder, entonces el gobierno usaría al ejército más poderoso del mundo, el suyo, para tomar las calles y controlar a la gente. Así que esto de estar armado para ser libre es un cuentote.

Por lo que entonces surgen las preguntas: ¿por qué dejar la venta libre de armas?, ¿para qué se maten unos cuantos?, ¿para ver sangre en las calles?, ¿por qué poner en riesgo a la sociedad, más con los psicópatas que andan por las calles?, ¿cuál es la razón de la venta libre de armas?. Hoy quiero plantear esta hipótesis: qué tal si la venta de armas en EEUU es libre, no por sus ciudadanos, ni por defender la libertad ni la democracia, sino para desestabilizar al mundo, para dar alimento a la desestabilización mundial. Es decir, para que las bandas criminales, los cárteles de drogas y los grupos terroristas que rompen y destruyen a países enteros, tengan así su gran bazar en EEUU, para abastecerse de las armas que quieran. Sólo pregúntese en sentido contrario, si decretan una ley que prohiba la venta libre de armas en EEUU, ¿habría menos democracia? No.

¿Los delincuentes y terroristas del mundo la tendrían más difícil para abastecerse de armas? Sí. Uno de mis analistas me rebatía diciendo que la exportación de armas que hace EEUU tiene muchos candados. Claro, —contesto—, pero los narcos y terroristas no las compran formalmente, (“Armas de América se enganchan hacia Irak”, Newsweek, 2-2-2018). ¿La causa de los sangrientos tiroteos en EEUU, (33,880 muertos al año promedio) es en realidad la salud mental del tirador, la educación y carácter del pueblo, el riesgo de defender la democracia y la libertad, o la razón es otra, que el mundo se llene de armas, los países sean debilitados, se armen las revueltas, se hagan Estados fallidos, luego intervenga Estados Unidos, los fabricantes de armas se llenen de dinero y el negocio sea redondo?

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha estado presente en 201 conflictos, de los 248 que ha habido en todo el planeta (datos de washingtonsblog.com y American Journal of Public Health 2014). El 90% de los muertos de estas guerras, son civiles.

Deja un comentario