Empleados de la Industria del Vestido y la Confección de la metrópoli, solicitaron a la secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo, Amalia García Medina y al titular del Instituto de Verificación Administrativa, Meyer Klip Gervitz, inicien una exhaustiva investigación de los casos de violencia y violación a los derechos laborales, que aplica a su personal el empresario José Antonio Martínez, dueño del negocio “Río Bravo”.

Expusieron que Martínez, cuenta con dos sucursales una en la colonia Juárez y otra en la calle de Palma, en ésta última tiene bajo las peores condiciones de trabajo en talleres clandestinos, ahí ofrece trajes de precios que oscilan entre los 75 mil a 200 mil pesos, pese a obtener ganancias de esta índole, no da salarios dignos ni prestaciones de ley a sus empleados.

Comentaron que los sastres y costureros que trabajan ahí, son víctimas de vejaciones y de terrorismo laboral, “algunas veces los trata bien, según este de ánimo, si anda molesto los insulta y casi golpea, obligándoles a laborar en condiciones mínimas de seguridad, no tienen además de las prestaciones de ley y salarios razonables, estabilidad laboral ya que los despide sin explicación alguna, no da liquidación, además se dice que es amigo de de políticos como Marcelo Ebrard, José Carlos Ramírez Marín, Emilio Gamboa Patrón, y otros, a quienes viste, y que si piensan demandar que lo piensen muy bien, ya que sus amigos tienen influencia en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para apagar sus intentos de justicia”.

Deja un comentario