Por: Allie Ann

Un consorcio de investigadores han identificado las ruinas de más de 60.000 casas, palacios, súper carreteras y otros asentamientos humanos que han estado ocultos durante siglos bajo las selvas del norte de Guatemala. Este hallazgo es un gran avance en la investigación arqueológica de la civilización maya.

El descubrimiento se realizó gracias al uso de LiDAR (siglas en inglés de “Light Detection And Ranging”), un dispositivo que les permitió remover digitalmente los árboles de las imágenes aéreas de las ciudades mayas, revelando las ruinas de una civilización precolombina que era mucho más compleja y estaba más interconectada de lo que la mayoría de los especialistas en la civilización maya habían supuesto.

“Las imágenes obtenidas con el LiDAR dejan claro que toda esta región era un sistema de asentamientos cuya escala y densidad de población habían sido subestimadas”, dijo Thomas Garrison, arqueólogo del Instituto Ithaca y explorador de National Geographic que se especializa en el uso de tecnología digital para la investigación arqueológica.

“LiDAR está revolucionando la arqueología de la misma manera que el Telescopio espacial Hubble revolucionó la astronomía” -Francisco Estrada-Belli, explorador de National Geographic.

Los investigadores escanearon más de 2.100 km² de la Reserva de la Biósfera Maya en Guatemala, en el departamento de Petén obteniendo el mayor conjunto de datos jamás obtenido con LiDAR para una investigación arqueológica.

Los resultados

Además de cientos de estructuras previamente desconocidas, las imágenes proporcionadas por el escaneo de LiDAR muestran redes de súper carreteras que conectaban centros urbanos, canteras y sistemas complejos de irrigación y terrazas para la agricultura, actividad que les permitió alimentar a cientos de trabajadores encargados de construir las grandes ciudades que ahora han sido descubiertas.

Los antiguos mayas nunca usaron la rueda ni animales de carga, sin embargo, “esta era una civilización que literalmente movía montañas”, expresó Marcello Canuto, arqueólogo de la Universidad de Tulane y explorador de National Geographic que participó en esta investigación.

Todos estos resultados sugieren que Centroamérica albergó una civilización avanzada y compleja comparable con la antigua Grecia.

Ciudades mayas descubiertas bajo la selva de Guatemala

Más de 60.000 casas, palacios, súper carreteras y otros asentamientos humanos fueron revelados con escaneo láser.

En su apogeo en el período clásico maya (250-900 d.C.), la civilización ocupó un área aproximadamente el doble del tamaño de la Inglaterra medieval, pero estaba mucho más densamente poblada.

“Muchos investigadores habían estimado una población de alrededor de 5 millones”, comentó Francisco Estrada-Belli, arqueólogo de la Universidad de Tulane y explorador de National Geographic. “Con esta nueva información, no es irrazonable pensar que había de 10 a 15 millones de personas allí, incluidas muchas que vivían en zonas pantanosas y bajas que se consideraban inhabitables”.

Entre los hallazgos más sorprendentes estaba la ubicuidad de muros de defensa, murallas, terrazas y fortalezas. “La guerra no solo estaba ocurriendo hacia el final de la civilización”, dijo Garrison. “Fue a gran escala y sistemático, y se prolongó durante muchos años”.

Hallazgos desafortunados

La investigación también reveló miles de fosas excavadas por saqueadores. “Muchos de estos nuevos sitios son nuevos para nosotros; no son nuevos para los saqueadores”, aseguró Marianne Hernández, presidenta de la Fundación PACUNAM, una organización sin fines de lucro guatemalteca que fomenta la investigación científica, el desarrollo sostenible y la preservación del patrimonio cultural y que encabeza este estudio.

La degradación ambiental es otra preocupación. Guatemala está perdiendo más del 10 por ciento de sus bosques anualmente, y la pérdida de hábitat se ha acelerado a lo largo de su frontera con México a la quema y deforestación ilegal de tierras para la agricultura y asentamientos humanos.

Pirámide maya bajo la selva de Guatemala, descubierta con escaneos láser

Oculta en lo profundo de la jungla, esta pirámide de siete pisos recién descubierta es invisible a simple vista.

“Al identificar estos sitios y ayudar a entender quiénes eran estas civilizaciones antiguas, esperamos crear conciencia sobre el gran valor de proteger estos lugares”, dijo Hernández.

Este estudio es la primera fase de la Iniciativa PACUNAM LiDAR, un proyecto de tres años que eventualmente realizará escaneos en más de 14.000 km2 de las Tierras Bajas Mayas de Guatemala, parte de un sistema de asentamiento precolombino que se extendió hacia el norte hasta el Golfo de México.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.