Escrito por: Martín González García

El quinto rasgo, es de todos el más difuso, ya que no es un atributo como tal, es la percepción que se tiene de un personaje público.

Cierto que el personaje hace una cantidad de cosas para construirse como una marca, pero no es una cuestión, de causa efecto, Francisco Villa es un cuatrero, difícil de defender, y sin embargo es un héroe nacional. El mismo Benito Juárez, muere justo cuando tenía planes de quedarse en el poder por muchos años más. No pongo en tela de juicio ni la estrategia militar de Villa, ni la profundidad e importancia del pensamiento de Juárez, para construir el estado mexicano, solo señalo que no eran santos. Pero ¿Quién lo es?

Vaya el mensaje es claro, el quinto rasgo está constituido por elementos histórico/social, que están fuera del alcance del político en turno. Si todo fuera mercadotecnia, Peña, sería el político más querido de este país, y no lo es.

Desde mi percepción, López y Meade, están casi en un empate técnico, yo creo que a finales del 2017. Casi la 3ra parte del electorado votarían por Andrés Manuel López Obrador, y la otra tercera parte votaría por José Antonio Meade Kuribreña.

Claro como buen promedio, habrá lugares como la CDMX donde el 40% vote por López Obrador, pero no deberíamos olvidar que habrá otros lugares como Tecamac, donde el 40% de la gente votara por José Antonio Meade.

Sin embargo hay dos pequeños detalles que le darán el punto a López Obrador esta vez.

Moody’s, Standard & Poor’s y los Simpson,    dan el triunfo a Andrés Manuel en el 2018. Cierto ninguno lo defiende pero los tres lo ven como presidente. Incluso los dos primeros se manifiestan abiertamente por Meade, pero juegan con la idea de la llegada de López Obrador, que complejo es eso de la opinión pública. Por cierto las calificadoras financieras culpan a la baja popularidad de Peña como el principal factor de la llegada de López Obrador.

Hasta el 8 de noviembre del 2016 por la mañana, defendí la llegada de Clinton a la presidencia de los Estados Unidos, me equivoque, no importa que Clinton haya tenido 3 millones más de votos populares, perdió en el Colegio Electoral. Por cierto los Simpson no se equivocaron, yo sí.

Deja un comentario