Escrito por: Martín González García

El siguiente año cumplo 20 años en posgrado, cuarenta generaciones han pasado por mis ojos, empresarios, políticos, profesores, directivos, editores, striper, chefs, en fin de todo un poco.

Y sin embargo algo me queda claro, la habilidad que más se asocia al desarrollo profesional, es la capacidad de negociar. La vida no es estúpida, nosotros a veces, hay excelentes negociadores, chaparritos, altos, delgados, gordos, con valores positivos y sin valores positivos.

Tendré que ser honesto, dado el puesto, la presidencia, en esta ocasión si tendré que tomar postura, no solo es la habilidad natural que algunos desarrollaron para alcanzar metas obteniendo la colaboración de otros, es una habilidad que implica relaciones y conocimiento, del sector financiero internacional.

López es un orador nato, maneja excelentemente a las multitudes, y en 12 años aprendió a manejar a los medios, y Anaya ni que decir, un alquimista puro, logro unir agua y aceite (PAN y PRD), pero solo Meade, tiene el vínculo y el manejo de los grandes inversionistas a nivel internacional.

Ese tipo de habilidades no se desarrolla en seis meses, ni siquiera en dos años, es toda una trayectoria. Anaya perfila, López la puede desarrollar, pero Meade ha sido su trabajo los últimos diez años.

En 30 años votando, nunca he votado por el PRI, y no estoy seguro que ahora lo haga, pero todo parece indicar que esta jugada la gano el PRI, el dedazo de ellos impuso a un candidato competitivo, en el sector financiero internacional, tal vez ahí estuvo el problema, en el caso del PAN y del PRD, el acuerdo de cúpulas (o su dedazo), impuso a Anaya. Morena es una historia distinta, el partido solo existe para postular a López.

Así que de tres tantos el marcador es 1 a favor del PRI. Vamos a ver cómo termina esto…

Deja un comentario