La historia entre el Festival de Cannes y el cine mexicano comenzó a escribirse en 1946 cuando en la primera edición de este encuentro María Candelaria, de Emilio ‘Indio’ Fernández, fue reconocida con el Gran Prix. Lo que marcaría una estrecha relación entre la cinematografía nacional y este prestigioso certamen galo, uno de los más importantes del mundo, a lo largo del tiempo.

 

En este 2017, el realizador mexicano Michel Franco presenta la cinta Las hijas de Abril, su cuarta participación en Cannes, después de que en 2015 obtuviera el premio al mejor guion por Chronic y en 2012 el premio del jurado de la sección Una cierta mirada por Después de Lucía.

 

A unos días de que concluya la edición 70 del Festival de Cannes, resulta oportuno hacer una revisión de las películas mexicanas que han conquistado esta justa cinematográfica en los últimos años y algunos títulos clásicos que fueron distinguidos en esta fiesta del cine mundial en la década de los sesenta.

 

Se trata de cintas que forman parte del catálogo de FilminLatino, plataforma de cine del mundo sólo para México, y que fueron reconocidas con algunos de las principales distinciones en este festival francés, como sucedió con Viridiana, que obtuvo la Palma de Oro a mejor película (ex aequo) y el premio FIPRESCI para El ángel exterminador, ambas cintas de Luis Buñuel.

 

Carlos Reygadas fue distinguido como el mejor director por Post Tenebras Lux, al igual que Amat Escalante por Heli, mientras que Año bisiesto, de Michael Rowe obtuvo la Cámara de Oro; La jaula de oro, de Diego Quemada-Diez recibió el galardón Un Certain Talent y el premio Gillo Pontecorvo; El Violín, de Francisco Vargas, fue reconocido con Un Certain Regard a Mejor Actor. Mientras que Luz silenciosa, de Reygadas, conquistó el Premio del Jurado ex aequo.

 

Viridiana, de Luis Buñuel (México, España, 1961)

 

La novicia Viridiana, a punto de tomar los hábitos, debe abandonar el convento para visitar a su tío don Jaime, quien le ha pagado los estudios. Durante su visita, don Jaime intenta retenerla. Al no lograrlo, el hombre se suicida, provocando que Viridiana renuncie a ser monja y se quede en la mansión a practicar la caridad cristiana. La llegada de Jorge, hijo natural de don Jaime, cambiará definitivamente el destino de la joven.

 

Luz silenciosa, de Carlos Reygadas (Alemania, Francia, México, Países Bajos, 2007)

 

La comunidad de los menonitas, establecida en el norte de México, tiene un sistema de educación propio y un peculiar régimen de libertades civiles. Viven en comunidades agrícolas sin ningún tipo de energía eléctrica y son reticentes al uso de los medios de comunicación, pero sí aceptan la medicina. En un mundo cerrado, con valores tan arraigados, un padre de familia como Johan se ha enamorado de otra mujer, comenzando una historia de amor ilícita, que contradice la ley de Dios y la del hombre.

 

Heli, de Amat Escalante (Alemania, Francia, México, Países Bajos, 2013)

 

Estela, una niña de 12 años, se acaba de enamorar perdidamente de un joven cadete que se quiere escapar con ella y casarse. Al intentar cumplir este sueño, su familia tendrá que vivir la violencia que azota la región.

 

Año bisiesto, de Michael Rowe (México, 2010)

 

Laura (Mónica del Carmen) es una joven oaxaqueña de veinticinco años que recorre día a día el mes de febrero, durante el cual crea vínculos entre la melancolía y la crueldad que provocó un trágico suceso en su pasado. Vive sola en un modesto departamento en el Distrito Federal, donde trabaja como colaboradora de una editorial, apenas comunicándose con el exterior. Las visitas que recibe son por parte de su hermano y los amantes con los que mantiene encuentros meramente sexuales. Cuando conoce a Arturo (Gustavo Sánchez Parra), un hombre que se debate entre la ternura y el sadismo, inesperadamente encuentra el amor. Inician un romance intenso, apasionado y sexual en el que se entremezclan el placer, el dolor y el amor. Sin embargo, la revelación de algunos datos del pasado de Laura provocará reacciones extremas en Arturo.

 

Después de Lucía, de Michel Franco (México, 2012)

 

Alejandra y su padre Roberto se mudan de Veracruz a la Ciudad de México buscando nuevos aires tras la muerte de Lucía madre de Alejandra y esposa de Roberto. La joven se ve en la necesidad de entrar a un nuevo colegio, donde enfrenta un serio reto complicado que la dividirá entre la vida y la muerte.

 

Post Tenebras Lux, de Carlos Reygadas (Alemania, Francia, México, Países Bajos, 2012)

 

Juan no soporta por más tiempo los inconvenientes de vivir en la gran ciudad. Este rico empresario decide mudarse al campo junto a su mujer Natalia y sus dos hijos pequeños para encontrar un remanso de paz en sus vidas. Sin embargo, con el paso del tiempo, el cambio de residencia no trae los resultados esperados. La fragilidad de la pareja, el hastío sexual, los problemas de los niños y una comunidad que no acaba de aceptarlos convierten su nueva vida en un infierno.

 

El ángel exterminador, de Luis Buñuel (México, 1962)

 

Al finalizar una cena en la mansión de los Nóbile, un grupo de burgueses descubre que una razón inexplicable les impide salir del lugar. Al transcurrir los días, la cortesía inicial de los invitados se transforma en el más primitivo instinto por la supervivencia.

 

La jaula de oro, de Diego Quemada-Diez (México, España, 2013)

 

Dos adolescentes salen de su pueblo y en el camino se le suma un chico indígena. Juntos vivirán la terrible experiencia que padecen millones de personas, obligadas por las circunstancias a emprender un viaje lleno de peligros y con un final incierto.

 

El violín, de Francisco Vargas (México, 2005)

 

Don Plutarco y su hijo Genaro viven una doble vida: son músicos campesinos y al mismo tiempo son parte de un movimiento guerrillero que planea levantarse contra el gobierno. Cuando el ejército ataca sorpresivamente su comunidad, Don Plutarco logra escapar al monte con las mujeres y los niños, pero las municiones se han quedado en el pueblo, sitiado por los militares. Don Plutarco decide llevar a cabo su propio plan para ayudar a los alzados. Cruza el cerco militar, es atrapado y su inseparable violín le es arrebatado. Para recuperar su más preciado tesoro, el viejo entabla una relación con el capitán de la tropa. Poco a poco ambos descubren que tienen algo en común: el amor por la música.

Fuente: AM Irapuato

https://www.am.com.mx/2017/05/26/espectaculos/nueve-producciones-mexicanas-que-brillaron-en-cannes-358608

Deja un comentario