En la víspera del Día de Acción de Gracias, un público predominantemente latino abarrotó un cine de Albuquerque en la famosa Ruta 66 para el estreno local de Coco. En San José, California, familias enteras y multigeneracionales fueron a verla y en el autocine Vineland Drive-In a las afueras de Los Angeles, mexico-estadonidenses en camiones y autos antiguos se tomaron selfies con los afiches de la película.

Coco, una de las más grandes producciones estadounidenses con un elenco casi totalmente latino, ha atraído multitudes de hispanos por su retrato de la cultura mexicana en un momento en el que muchos se sienten preocupados por su lugar en la política nacional, incluyendo temas de inmigración.

La semana de estreno de la cinta animada de Pixar, las familias latinas abarrotaron los cines desde Houston hasta Phoenix y publicaron fotos y comentarios sobre las referencias de la película a Pedro Infante y Frida Kahlo.

También notaron que había una chancla voladora (una manera en la que las madres mexicanas disciplinan a sus hijos) e instaron a otros a ver la cinta.

“Fue una manera genial pasar el Día de Acción de Gracias ante todo lo que ha pasado”, dijo Jennie Luna, profesora de estudios chicanos en la Universidad Estatal del Sur de California en el campus de Channel Island. Luna vio la película con su madre, su abuela y su sobrina de 3 años.

“Es representativa y bien hecha. Nos emocionamos de ver gente como nosotras en la película”.

“¡Acabo de ver la película de Disney y Pixar #Coco con la familia!”, tuiteó el viernes el astronauta jubilado de la NASA José Hernández.

“¡Qué película tan bien hecha que respeta nuestra cultura!”.

Coco, que se estrenó el miércoles pasado en Estados Unidos, es el primer largometraje de Pixar con un personaje principal de una minoría étnica. La versión en inglés está salpicada de palabras en español y se desarrolla en un típico pueblo mexicano, aunque también recuerda a Nuevo México.

La cinta animada logró el cuarto mejor estreno para un fin de semana de Día de Acción de Gracias con una recaudación estimada en 72,9 millones en cinco días. El total superó fácilmente a la Liga de la Justicia de Warner Bros.

Se centra en la celebración mexicana del Día de Muertos y en México ha roto récords históricos de taquilla, con 53,4 millones de dólares facturados en tres semanas.

Sigue la historia de Miguel, un niño mexicano de 12 años con corazón de músico cuya familia la prohibido terminantemente la música por generaciones. Tras pelearse con su familia Miguel cae accidentalmente a la Tierra de los Muertos, donde dependerá de sus difuntos ancestros para regresar con los vivos.

Con información de El Debate

Deja un comentario