Escrito por Lic. Graciela Vallejo

Las tradiciones y las costumbres ya es algo que muchas parejas no concuerdan, hoy en día el formalizar una relación es cosa del pasado, y sobre todo el contraer un matrimonio civil, mucho menos religioso,  ejemplo de ello es ver  más parejas en unión libre.

A que se deben estas decisiones, bueno la mayoría de las parejas ya no quieren comprometerse, ni depender de otra persona, y por consiguiente no quieren tener ningún tipo de contrato civil, que los limite en sus derechos y por ende responder por obligaciones.

Sin Embargo la Ley Civil,  si reconocer esta figura como concubinato, que es  la relación marital de dos personas sin estar unidos en un vínculo matrimonial,  de igual forma la ley establece que tanto el concubino como la concubina tienen derechos  y obligaciones recíprocos, siempre que estos hayan vivido de manera común, en forma consecutiva y permanente durante un periodo mínimo de dos años, con los cuales se les reconocerá los derechos y las obligaciones inherentes a esta figura.

Así mismo nos dice la ley que esta figura de concubinato deberá ser sin impedimento, es decir que ninguna de las partes involucradas en ella tenga compromiso matrimonio legal, o en su caso la convivencia no sea de forma consecutiva.

En caso de  que se haya procreado un hijo dentro del concubinato, no es necesario el transcurso de los dos años de convivencia para demostrar y poder exigir algún derecho, en este mismo orden de ideas el que estableciera varias uniones, no se reconocerá esta figura como tal ante las autoridades competente, sin embargo el que haya actuado de buena fe podrá demandar por indemnización, así como reclamar daños y perjuicio en su contra, al que lo hiciera.

También la Ley nos hace mención que quien establecieran una vida de concubinato regirán todos y cada uno de los derechos y obligaciones inherentes a las de una familia, o los que en su caso fueran aplicables.

Por otro lado la convivencia del concubinato también generara  los derechos alimentarios y sucesorios, en este caso si una de las parejas se dedicara al hogar tendría el derecho de reclamar lo anteriormente mencionado, así como en su caso ser la heredera de quien falleciera, obviamente cumpliendo con lo establecido en Ley, y con el tiempo de los dos años como mínimo de convivencia conyugal o con la presencia de hijos.

Es importante decir que al haber una separación del concubinato, si alguna de los concubinos careciera de ingresos o bienes para su sostenimiento, tiene derecho de solicitar pensión alimenticia por el tiempo que duro la convivencia en esta figura, siempre y cuando no haya demostrado ingratitud,  se encuentre ya viviendo en concubinato con otra persona, o haya contraído matrimonio.  A todo esto la Ley Civil otorga un año posterior de la disolución del concubinato para hacer valer cualquier derecho.

Deja un comentario