Autor: Por Roberto de la Madrid.

Revise, una y otra vez, y descubra poco a poco, el valor de la vida, el miedo ante la muerte, la desesperación de la gente, la confusión, la huida, el grito y la oscuridad total, cuando el cuerpo cae boca abajo en el suelo; en pocas palabras, lo invito a que descubra cuán frágiles somos los seres humanos en los diferentes videos colgados en las redes sociales, del momento del tiroteo en Las Vegas, el domingo pasado.

Después de que los vea varias veces y de que llegue a la conclusión que usted quiera o pueda, le pregunto, eso que ve ahí, ¿no es terrorismo..? ¿No es terrorismo ver a toda esa gente corriendo, aterrada, atemorizada, con miedo a morir, con terror de no saber qué está pasando? ¿Y que no acaba en susto, sino que acaba con 500 heridos y 59 muertos?

Si esto no es terrorismo, ¿entonces qué es? Se me hace muy prudente lanzar esta cuestión ante la declaración del presidente Donald Trump, sobre la propia masacre de Las Vegas (la peor matanza por tiroteo callejero en la historia estadounidense). Trump dice que “fue un acto de pura maldad”. Y ahí tengo que preguntar ¿qué es pura maldad..?

¿Qué es pura maldad en este mundo de hoy, caótico, surrealista, torcido, lleno de intereses y de terror? ¿Qué es pura maldad, o cómo un acto se puede entender que sea de “pura maldad”, en un país donde 9 de cada 10 personas están armadas hasta los dientes, en un país donde el Estado permite enriquecerse a los fabricantes de armas, al inundar las calles y hogares de armas, donde el Estado abre las puertas de las tiendas de armas a los psicópatas, sociópatas y a cualquier resentido social?

¿Qué es pura maldad entonces? ¿O de quién es la pura maldad, entonces? Cuando un Estado permite la violencia en los videojuegos, en las películas, promueve la sensación de inseguridad para que se compren armas, o tiene un Congreso débil ante las corporaciones armamentistas, entonces no se puede quejar en matanzas como la de Las Vegas, porque el crimen estaba ahí desde antes.

muertos-armas-680x445

Según datos de la Campaña Brady: En Estados Unidos, un tercio de los hogares posee un arma de fuego. En todo el país hay alrededor de 310 millones de armas. Cada año hay 33 mil 880 muertos por disparo de arma de fuego: un promedio de 93 al día. También en promedio, al día, hay 222 heridos, personas alcanzadas por las balas, pero que logran sobrevivir. Para no olvidar que “sí es terror”, las peores matanzas en Estados Unidos han sido las de Texas 1991, con 23 muertos; Newtown 2012, con 27 muertos; Virginia 2007, 32; Orlando 2016, 49.

Deja un comentario