Por: Andrés Coria.

En los últimos meses hemos observado un incremento en el número de ciberataques que ocurren a nivel internacional y a pesar de que muchos de ellos están destinados para atacar los sistemas de grandes empresas, lamentablemente ningún usuario está libre de ser víctima de un cibercriminal. Recientemente, la firma estadounidense Equifax, la cual se dedica a la información de solvencia crediticia, reveló que la información de aproximadamente 143 millones de personas quedó expuesta.

Equifax aseguró a través de un comunicado oficial que los datos bancarios de las víctimas fueron filtrados después de que un grupo de hackers explotara una vulnerabilidad de una aplicación de su sitio web para realizar accesos no autorizados entre mayo y julio de este año.

La compañía reveló que los datos que quedaron expuestos incluían números del seguro social, fechas de nacimiento, direcciones y hasta licencias de conducir de las personas afectadas. Por si fuera poco, los cibercriminales tuvieron acceso a más de 209 mil tarjetas de crédito y más de 182 mil documentos personales.

Entre los países afectados por el ciberataque se encuentran Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, lugares donde Equifax se dedica a informarle a sus consumidores acerca de su solvencia crediticia.

Avivah Litan, experto en seguridad de la firma Gartner, asegura que “en una escala de 1 a 10, este es un 10 en términos de posible robo de identidad. Los burós de crédito almacenan tanta información de nosotros que afecta casi todo lo que hacemos”. comentó.

Cabe mencionar de que Equifax se percató del hackeo desde el 29 de julio, sin embargo, espero hasta el jueves pasado para informarle a los clientes acerca de la situación. Algo muy curioso es que tres días después de que la firma descubrió de que había sido atacada, tres de sus altos directivos comenzaron a vender acciones con un valor cercano de los $2 millones de dólares.

Hasta el momento, Equifax no ha declarado por qué tardó tanto en revelar que habían sido víctimas de un ciberataque, sin embargo, es una práctica común ya que normalmente las autoridades solicitan que las empresas que hayan sido víctimas de un ataque, demoren en hacer pública la situación para que los investigadores puedan dar con los perpetradores.

Para cerrar el comunicado oficial, el director general de Equifax concluyó que este es un “suceso desalentador para nuestra compañía, y uno que golpea al corazón de quienes somos y lo que hacemos” concluyó.

Fuente.

Deja un comentario