La innovadora propuesta del Atlas de poner unas pantallas de última generación en la cancha del Estadio Jalisco, terminó por ser un garrafal error que de paso hizo que se cancelara el juego de la Jornada 8 entre los Zorros y Tigres.

Y fueron los felinos quienes al ver la poca distancia que había entre las pantallas y la cancha, de apenas 7.50 metros del terreno de juego, decidieron no salir a jugar. Incluso el portero Nahuel Guzmán bromeó en sus redes sociales con este tema.

A falta de dos horas, el inmueble no había abierto sus puertas por indicaciones de Protección Civil de Jalisco, quienes inspeccionaban si era o no seguro que se jugara el encuentro. A la gente que esperaba les anunciaban que no se jugaría.

Al final se anunció que el partido no se jugaría. Ahora se espera que la Liga MX reprograme el encuentro.

Con información de MedioTiempo

Deja un comentario