Por: Bruno Ramos

La empresa comandada por Konnan El Bárbaro se ha encargado de reclutar talentos inconformes con Triple A y luchadores extranjeros.

maxresdefault (6)

El Auditorio Municipal Fausto Gutiérrez Moreno, de Tijuana, fue el escenario donde este 2017 se generó un evento de mucha expectativa, pues por primera vez en dichas tierras se presentaba una de las facciones más populares que ha habido en la lucha libre: The Broken Hardyz y Los Mexicools, todos abrazados por una marca que de a poco está dando mucho de qué hablar: The Crash.

Esta empresa, dedicada a los espectáculos y entretenimiento, es comandada por el cubano Konnan El Bárbaro, y entre sus filas se encuentran los hermanos Jeff y Matt Hardy, Black Danger y Arkángel Divino, además de Oráculo, Ángel Metálico, Black Boy, Ryan Kidd, Tony Casanova y Tiago, Flamita y Air Fox.

 

Otros luchadores de renombre que engrosan las las de The Crash son Rey Horus y Jack Evans, Bestia 666, Jinzo, Willie Mack. Pero no sólo eso, a esta gama de luchadores también se les han unido unos renegados de Triple A: Daga, Garza Jr, Pentagón Jr, ahora llamado Penta 0M, además de Nicho, Juventud Guerrera, Súper Crazy, Fénix El Rey, Bryan Cage, Willie Mack, Je Cobb y Scorpio Sky.

El arribo de Rey Mysterio fue la última sorpresa de esta empresa. Según lo aclaró Konnan, The Crash tiene como misión emplear a luchadores de cualquier origen, de todos los estilos, pagándoles bien, tratándoles con dignidad y procurando un ambiente en los lockers lo más relajado posible, generando una nueva ola en la lucha libre mexicana, al demostrar que es posible tener una empresa con prestaciones su clientes como para que los trabajadores del ring puedan tener una vida como la merecen.

maxresdefault (5)

 

El SABOTEO A LA TRIPLE A

Según información vertida por el propio Konnan, AAA, la empresa para la que solía trabajar, intentó registrar el nombre de The Crash. Esto no es una práctica nueva, pues también habían registrado los nombres de varios luchadores, como el caso de Penta 0M y Rey Fénix, quienes ya han hecho los trámites correspondientes par sus nuevos nombres, pero tuvieron que hacer cambios de último momento.

Konnan señaló que los promotores no deberían tener miedo de contratar a luchadores ex-Triple A, pues en la mayoría de los casos no existe sustento legal como para poder meter en problemas a la industria pequeña.

Deja un comentario