Escrito por: Adalberto Villasana

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), acordaron un incremento de 3.08 por ciento, en lo general, para el magisterio y los trabajadores de apoyo y asistencia a la educación.

image002

De entrada, el magisterio democrático calificó de insuficiente el aumento salarial, toda vez que ya fue pulverizado por el “gasolinazo” y otros aumentos en los básicos, así como el del transporte público en la Ciudad de México.

Ayer en un comunicado la dependencia federal y el sindicato magisterial informaron que alcanzaron un acuerdo sobre las demandas que la organización sindical planteó en su Pliego Nacional 2017.

Se resaltó que fue resultado del trabajo de tres semanas de negociaciones entre las comisiones asignadas por ambas partes, y tras ser aprobada la propuesta por el Consejo Nacional del SNTE, reunido ayer en sesión extraordinaria.

El acuerdo al que se llegó fue el siguiente: para el personal docente de educación básica, donde está la mayoría: el incremento al sueldo es de 3.08 por ciento directo, así como 0.42 por ciento al fortalecimiento y 1.98 por ciento en prestaciones.

Mientras que para el personal docente, no docente y de apoyo y asistencia a la educación media superior y superior (homologados), el incremento directo al sueldo fue de 3.08 por ciento y 1.98 por ciento en prestaciones.

Para el personal de apoyo y asistencia a la educación se acordó un incremento directo al salario de 3.08 por ciento; más 0.27 por ciento al fortalecimiento y 1.98 por ciento en prestaciones.

El documento, entregado por el SNTE el pasado 25 de abril, incluyó demandas generales propuestas por las secciones sindicales de todas las entidades, y estuvo integrado por tres anexos: Educación Básica, Educación Media Superior y Superior, así como Personal de Apoyo y Asistencia a la Educación.

Se recordó que “desde 2014, y de acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal, el SNTE, representante legal y legítimo de los trabajadores de la educación de todo el país, negocia con la SEP un sólo pliego de carácter nacional”.

cnte

Sobre los acuerdos, Samuel Sotelo, representante del Bloque de Delegaciones Democráticas de la Sección 11 del SNTE, consideró que “nada diferente se podría esperarse de una dirigencia sometida, que asume dócilmente el papel de consorte del gobierno federal”. Subrayó que los aumentos a los combustibles y muchos de los productos básicos es superior por mucho al incremento salarial.

Señaló, que tan sólo por el aumento a los combustibles se concedió un incremento al pasaje del 20 por ciento a los concesionaros del transporte público en la Ciudad de México.

En el caso de los trabajadores del Politécnico, el incremento salarial equivale aproximadamente a 5 pesos diarios, muy por debajo de la inflación calculada que para el presente año se calcula por arriba del 5 %.

Eso sin considerar el encarecimiento de los productos básicos lo que vaticina el año más difícil en el actual sexenio, resaltó.

Cobra importancia el hecho de que los trabajadores de la educación y en particular los del Politécnico nos sumemos a la jornada de lucha contra este miserable salario y contra la llamada “Reforma educativa” que amenaza no solo la calidad de la educación sino la misma plaza de base. Por lo que convocó a todos a la marcha del 15 de mayo.

Deja un comentario