Escrito por: Leo Díaz  (REPORTAJE)

Verdaderas aves de rapiña, sobrevuelan los alrededores de los hospitales públicos y privados de la Ciudad de México para sangrar a los capitalinos,  principalmente a los más pobres cuando se le muere un familiar, con la venta de servicios funerarios, encajándoles el diente  con precios elevados, sin escrúpulo alguno y sin respetar la ley porque a final de cuentas son “funerarias patito”.

De acuerdo con un recorrido realizado por  Angel de la Ciudade México  a las afueras de diversas clínicas y  hospitales como la  Raza y General, se pudo constatar que funerarias de origen sospechoso, irregulares, ilegales  y patito, ofrecen sus servicios a precios que oscilan desde los 6 mil 500 pesos hasta los 25 mil, pero no respetan los pactos y elevan las tarifas cuando quieren, bajo el argumento de que “ese documento o permiso no estaba contemplado” y también por cruzar la frontera del Distrito Federal al Estado de México.

Lo cierto es que afuera de las clínicas y  hospitales capitalinos,  pululan  funerarias ambulantes o itinerantes como  García, Tafoya, Tlatelolco, Mesías, Monaco,  Ramírez, Reyes, Jardín Metropolitano, Morales y otras, que ofrecen sus servicios a todas partes del territorio nacional, sin embargo, la mayoría opera en clandestinidad y por tanto no tienen porque respetar lo pactado con el cliente, quien se ve obligado a desembolsar una suma  financiera superior a lo suscrito porque el dolor es tal que lo primero que busca es salir del problema.

Según datos del INEGI y autoridades capitalinas en la Ciudad de México, existen alrededor de  2 mil 900 funerarias, de las cuales el 50 por ciento son irregulares e ilegales, es decir son “patito” y son las que lucran con el dolor de los más pobres. Como autenticas aves de rapiña merodean las calles y desde alguna delegación – Cuauhtémoc o Benito Juárez ), por citar dos, sus cómplices que son funcionarios públicos, les dan el pitazo, para aprovecharse del dolor de los familiares de la víctima que  fue atropellada o asesinada en la vía pública para ofrecer sus servicios funerarios y por medio de engaños encajarles el diente con cifras económicas abusivas y sin cumplir a cabalidad  lo que ofrecieron.

Es decir no respetan precios, los ataúdes  que ofrecen como nuevos son reciclados hasta seis veces, carecen de las normas mínimas de higiene y no cuentan con los permisos que por ley deben contar de la PROFECO,  de las Secretarías de Salud  y Economía, así como de las delegaciones.

Las funerarias “pato”, violan la ley al no tiener registrado el contrato de adhesión ante la PROFECO , de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana denominada NOM-036-SCFI-2007;  no exhiben tarifas o precios en montos totales y negativa a informar términos, cargos y condiciones, a la rescisión del contrato, a la entrega del producto o servicio pactado y no respetar el acuerdo signado.

Datos del INEGI, revelan que  la industria de  la muerte acompañada de los servicios funerarios, tiene un valor en el mercado de 8 mil millones de pesos, de los cuales el 40 por ciento (3 mil 200 millones de pesos), los manejan las agencias funerarias “patito”.

Al respecto, la Presidenta de la Comisión de Salud de la ALDF, Nora Arias Contreras, anunció que la asamblea está en espera de que la SSP-DF y de Salud den a conocer los avances sobre los operativos y programas para combatir las ambulancias “patito” que existen y circulan en las calles de la capital, engañando a los capitalinos,  y de la realización de una supervisión a fondo  a las funerarias para constatar que actúan dentro de la legalidad, de lo contrario aplicarles la ley cerrándoles el negocio y sancionarlos de acuerdo al delito cometido.

También la Comisión de Salud de la ALDF,  anunció que elabora una iniciativa de ley que  busca poner fin a los abusos lucrativos de las funerarias clandestinas o “patito”, que actúan fuera de la ley, aprovechándose del dolor de las personas, principalmente de las más pobres

De acuerdo con  el proyecto de iniciativa que se elabora desde la ALDF,  algunas agencias funerarias revenden un ataúd en diversas ocasiones, lo que podría derivar en un impacto sanitario.

La ALDF, reconoce que está practica actualmente no está debidamente regulada por ninguna autoridad, por lo que, reconoció la urgencia de actualizar las leyes para evitar los abusos de las funerarias en perjuicio de los capitalinos, en su mayoría de escasos recursos económicos.

Deja un comentario