Por: Allie Ann

Esterilizar a nuestro animal es una de las decisiones que indican el nivel de responsabilidad que hemos asumido. Hay tantos mitos y leyendas urbanas sobre este tema.

Aquí te aclaramos algunas.

  • ¿Qué es esterilizar?

Es un procedimiento quirúrgico por el que se impide la reproducción al animal, y puede realizarse tanto en machos (vasectomía) como en hembras (ligadura de trompas). En ambos casos se dejan intactos los órganos sexuales y el animal mantiene la conducta sexual, ya que no hay modificación de los procesos hormonales.

  • ¿Qué es castrar?

Es la extirpación quirúrgica de los órganos sexuales. Machos: testículos (castración); hembras: ovarios. Los procesos hormonales desaparecen y el carácter del animal no sufre alteración.

  • ¿Por qué quitarle el disfrute sexual?

No podemos quitar lo que no existe. Los animales (con pocas excepciones, como los grandes simios) no viven la sexualidad como los humanos, porque no han dado el paso emotivo que ello implica. Para un animal, el sexo es únicamente el proceso físico de reproducción.

La prueba más clara es que la hembra sólo acepta la monta cuando está en celo, es decir, cuando su cuerpo presenta una exigencia hormonal. Fuera de esa situación, se niega e incluso puede rechazar al macho de forma muy agresiva, lo que evidencia que para ella no existe una situación de placer relacionada con el sexo, sino una situación de necesidad hormonal. De igual forma, el macho sólo busca la monta cuando recibe información química de una hembra en celo.

  • Me da mucha pena operarlo

Quiere a tu animal hasta el infinito, pero no lo humanices en lo que no toca. Hemos observado que cuando el veterinario sugiere al propietario masculino que se realice la esterilización, éste tiende a “protegerse”, como si se le estuviera recomendando para él. La reacción, muy simpática, no deja de ser lógica, pero si nadie se lleva la mano al cuello cuando le sugieren vacunar a su perro, esto es lo mismo. Es una decisión por “su” bien, y con esa finalidad de plantea.

  • ¿No se engorda?

Un animal que se alimenta de forma inadecuada se engordará, operado o no, por tanto en ambos casos debemos tener la misma precaución en controlar su comida y en facilitar que haga el ejercicio físico adecuado para estar sano. Si el animal que va a ser operado ya tiene tendencia a engordarse, el veterinario te dará las instrucciones precisas para evitarlo; sólo tienes que seguirlas al pie de la letra.

  • ¿Le cambia el carácter?

Después de una castración, solamente se modifican como consecuencia directa aquellas conductas ligadas a sus hormonas, como el hecho del marcaje y la territorialidad en los machos. En muchas ocasiones, el animal sí experimenta un cambio notable de conducta al detectar el cambio en el trato que recibe de parte de su propietario, por ejemplo cuando éste se vuelve mucho más protector porque “le da pena” haberlo castrado, y le consiente cosas que antes no le consentía.

  • Las hembras deben criar al menos una vez

No. Esta afirmación es una falsedad. Estamos hablando de procesos hormonales y químicos, por lo que si están castradas, no tendrán ninguna necesidad de reproducirse, y por lo tanto tampoco tendrán embarazos psicológicos ni estrés o ansiedad estacional. La “llamada de la maternidad” en las hembras desaparece por completo.

  • Es cosa del veterinario para ganar dinero

Los veterinarios son unos profesionales cualificados que han elegido la salud animal como camino laboral, y te lo sugieren porque su obligación es velar por el animal, por éste y por los futuros, o sea, que cuando te recomienda que lo esterilices o lo castres lo está haciendo en el convencimiento de que el animal estará mejor.

  • ¿Y en qué beneficia a su salud?

La castración evitará en la hembra el embarazo psicológico, la piometra y algunos tumores mamarios. En los machos, tumores testiculares, hernias perianales, tumores de gládulas hepatoides, tumores de glándulas perianales, tumores y quistes prostáticos, entre otros, en aumento actualmente según las estadísticas veterinarias.

  • ¡Es que es de pura raza!

En ese caso, será como uno de cada cuatro, que van a parar a una carretera, perrera o refugio, así que prueba otro argumento. Pero hay una cosa más, infinitamente más cruel, que afecta a los “pura raza”: que el dueño se lo quita de encima cuando ya está viejo, está enfermo, o ambas cosas juntas.

  • Es que será menos vigilante

La personalidad del animal no depende tanto de las hormonas sexuales como de su herencia genética y su entorno, por tanto su tendencia a proteger a los suyos no se ve afectada. Y si lo que quieres en realidad es contar con vigilancia, lo suyo no es que tengas perro, sino que te compres una alarma.

Esterilizar, contribuye a que no haya más perros y gatos callejeros que lamentes ver y que no puedas ayudar. Esteriliza y evita el abandono.

esteriliza

Deja un comentario