Por: Graciela Tenorio

A la redacción de Periódico LEO, vecinos del pueblo de Santo Tomás Ajusco de la delegación Tlalpan (quienes nos piden no hacer público sus nombres por temor a represalias), nos hicieron llegar fotografías, videos e información relativa al tema de la falta de suministro del vital líquido.

Desde hace cinco meses, los habitantes de Santo Tomás Ajusco, vieron llegar maquinaria y trabajadores que iniciaron excavaciones e instalaciones de tubos “que sabemos son para transportar agua, por el color azúl con el que están marcados…”

Con tanta actividad los pobladores cuestionaron a los Ingenieros a cargo sin que les dieran ninguna información puesto que “sólo estaban autorizados  a hablar con los representantes del pueblo”.

Ante tanta opacidad, buscaron al Subdelegado César Camacho y a la señora Adriana García, quienes les comentaron de un proyecto, del cual, la comunidad les pidió que mostraran toda la información para saber en qué afectaría o beneficiaría a la población, lo cual no sucedió.

Nos comentan, que en una ocasión, estaban citados en el auditorio ejidal para sostener una reunión con la delegada Claudia Sheinbaum Pardo. Sin embargo, la jefa delegacional no acudió y sólo pudieron dialogar con un representante de la  Dirección de Participación Ciudadana, Francisco Nava; a quién le manifestaron que no aceptarían los trabajos hasta que les hicieran saber plenamente el proyecto que pensaban ejecutar.

Así ha pasado el tiempo, y la jefa delegacional, Sheinbaum Pardo, ha cambiado su actitud y discurso de diálogo al de una persona “altanera, pues nos ha dicho que no le importa la opinión del pueblo, con que los comuneros acepten el proyecto,  lo llevará a cabo aunque la comunidad no quiera…”

Así la situación se ha ido agravando,  a tal grado,  que el día de ayer tuvieron enfrentamiento con granaderos desde la noche hasta las primeras horas de hoy, a razón de que “según nos acusan de haber secuestrado a seis personas trabajadoras de la delegación, pero la verdad es que no tienen argumentos para venir a acabar con nuestra tranquilidad y con nuestra agua, pues desde hace un mes y más, no tenemos el suministro, muchos de nosotros tenemos que ir a otros pueblos o colonias de la parte baja de la delegación para que nos regalen unos garrafones de agua para nuestras necesidades de mayor urgencia…”

Hasta el momento,  se mantiene el estado de alerta entre la población, pues no han llegado autoridades para informar o resolver la álgida situación que se vive en este pueblo del Ajusco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.