Por: Enrico Garibaldi

Después del registro de alto consumo energético de la Ciudad de México que deriva en la expulsión de unas 31 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año– con impactos negativos en la salud y al medio ambiente– la diputada Margarita Martínez Fisher, planteó la necesidad de transitar a la generación de energías limpias.

Expuso que de acuerdo a cifras del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) anualmente son consumidos aproximadamente 3 mil millones 461 litros de gasolinas en la ZMVM.

Apuntó, “este es un balance en términos de demanda para mover a esta zona del país, lo que nos lleva a la necesidad de instrumentar una política de cambio climático favoreciendo las energías limpias sustituyendo el uso de combustibles fósiles”.

Mencionó, “esta situación no sólo tiene que ver con el transporte, sino con la infraestructura urbana. La política urbana deberá replantearse las fuentes de energía, así como la dotación de servicios de recolección y aprovechamiento de desechos sólidos”.

Recalcó, “el futuro de la sustentabilidad energética dependerá tanto del aprovisionamiento de fuentes y recursos, junto con la política de fomento a las energías limpias es necesario contar con esquemas orientados a la inversión, articulación y fortalecimiento del transporte público, de igual manera se tendrá que invertir en la rehabilitación de los acuíferos de la Zona Metropolitana del Valle de México, y acercar la vivienda a los centros de trabajo para desincentivar el uso de los vehículos”.

Deja un comentario