Martín Morales

Desde Luis Echeverría Álvarez hasta Enrique Peña Nieto, la espiral de la deuda ha ido creciendo a ritmos vertiginosos; ahora, los mexicanos debemos la escalofriante cantidad de 9.6 billones de pesos.

En los primeros 17 años del siglo XXI, se ha formado una peligrosa deuda de 9.6 billones de pesos –que era de 1.1 billones de pesos en el 2000 y sigue creciendo–, llevando a la nación a un callejón sin salida, alertan especialistas.

Emulando los tiempos de Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo, se ha endeudado a México nuevamente hasta el cuello, durante los primeros años del nuevo siglo, por obra de dos presidentes panistas –Vicente Fox y Felipe Calderón–, y el actual priísta –Enrique Peña Nieto–.

La situación ha empeorado por la drástica caída de los ingresos federales, disminuidos por la corrupción, y una reducción de los precios internacionales del crudo, que pasó de 100 dólares el barril hace dos años, a un promedio de 50 dólares actualmente.

Según un reporte de agosto de 2016, de la calificadora de riesgos financieros Moody’s, México está en la ruta de un bajo crecimiento económico y de más endeudamiento; en otras palabras, de gastar más de lo que gana, utilizando dinero a rédito.

Si se revisan las estadísticas sobre la deuda nacional de 2000 a 2017 puede observarse que cuando llegó a la Presidencia Vicente Fox en el año 2000, había una deuda de 1.1 billones, heredada por Ernesto Zedillo (1994- 2000); Fox dejó un adeudo bruto de 1.7 billones de pesos a su compañero panista, Felipe Calderón (2006-2012), quien a su vez la elevó a 5.9 billones de pesos.

Luego llegó a la Presidencia Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien ha aumentado esa deuda hasta los 9.6 billones de pesos –en números de 2016–, la cual sigue elevándose, influida por la devaluación de la moneda nacional, que al cierre de esta edición rondaba los 22 pesos por dólar.

CRECIMIENTO DE LA DEUDA

 

En su reporte de investigación 119, La deuda que todos los mexicanos debemos pagar, de febrero de 2015, especialistas del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM, advertían que “el déficit creciente (requerir más dinero del que se gana) que presenta el sector público, se ha financiado con la contratación de deuda, tanto externa como interna, siendo esta última la que ha crecido a un ritmo muy acelerado, particularmente de 2000 a la fecha”.

Lo dicho: los presidentes nos han endeudado hasta el cuello… ▪

Deja un comentario