Martín Morales

 Una verdadera conmoción provocó en Nuevo León y en el país, el insólito y sangriento hecho protagonizado este miércoles por un jovencito de 15 años, quien en plena clase sacó una pistola calibre.22 para disparar y matar a su maestra, herir de gravedad a dos compañeros, y luego suicidarse.

Tras el ataque, ocurrido en el Colegio Americano del Noroeste, del sur de Monterrey, el muchacho de nombre Federico Guevara se apuntó desde la boca al cráneo y se disparó; también fue recogido por personal de emergencias médicas, pero poco después fue declarado muerto.

A la profesora de nombre Cecilia Solís, de 24 años de edad, le tiró directo a la cabeza, pero fue encontrada con vida por los socorristas neoloneses, quienes la trasladaron de inmediato para tratar de salvarla; al cierre de edición, se debatía entre la vida y la muerte, con lesiones de gravedad en el cráneo.

Los otros alumnos estaban sentados en una mesa del salón de clases; de pie frente a ellos, el joven atacante disparó a mansalva hiriendo a dos en la cabeza; una niña de nombre Ana Cecilia, y Luis Fernando, de la misma edad. A un tercero lo lesionó en un brazo, quien se encuentra hospitalizado, en condición estable.

Estos hechos ocurrieron alrededor de las 8 horas del miércoles. Las autoridades locales investigan de dónde sacó este muchacho el arma, para profundizar el deslinde de responsabilidades.

Aparentemente, el joven escolar estaba sujeto a un tratamiento médico para la depresión, aunque la procuraduría neolonesa no lo ha confirmado ni ha aportado mayores datos sobre su condición mental.

De entrada, tanto la Secretaría de Educación Pública como el Gobierno de Nuevo León, anticiparon que se reforzarán nuevamente las medidas de seguridad en planteles escolares, por lo que no descartaron que se vuelva a implantar el programa Mochila Segura, el cual fue suspendido, debido a las protestas de padres de familia.

Deja un comentario