Enrico Garibaldi

La diputada perredista Elizabeth Mateos Hernández aseguró ayer que México debe responder de manera contundente a las amenazas de Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, de construir un muro en la frontera y rechazar esa medida con la que se pretende reinstaurar el racismo y la discriminación.

En conferencia de medios tras la insistencia de Donald Trump, para que México reembolse el costo del muro fronterizo “ya sea por vía de impuestos o pagos”, Mateos Hernández adelantó que el PRD hará un exhorto al gobierno federal  para que “no ceda ante las presiones del mandatario electo norteamericano que ha endurecido su posición contra nuestra nación”.

Expuso que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) debe buscar por la vía diplomática los mecanismos que permitan llegar a un entendimiento en materia migratoria y comercial con el próximo gobierno de los Estados Unidos, y buscar impulsar políticas de gobierno que permitan hacer frente a la deportación de migrantes y al cierre de fuentes de empleo por la salida de empresas extranjeras establecidas en el país.

Recalcó, “el gobierno mexicano se ha visto débil ante las posturas raciales de Trump, le ha faltado contundencia y energía para defender nuestra soberanía y a nuestros compatriotas. El nuevo canciller, Luis Videgaray no debe centrarse en incrementar las inversiones extranjeras en nuestro país, tiene que trabajar en el fortalecimiento de nuestra política exterior para que México recupere el papel preponderante que tenía en América Latina”.

Refirió que contrario a lo que ha manifestado el próximo mandatario del país vecino, Estados Unidos ha sido el mayor beneficiado con el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), “durante años le hemos abierto las puertas de nuestro mercado a esta nación extranjera en beneficio sí, de ambos países, en particular al sector manufacturero de la industria automotriz extranjera. Por ello es inconcebible que diga que México se ha aprovechado de la situación”.

Aseveró, “no sólo amenaza a nuestra economía al elevar los aranceles a las trasnacionales que inviertan en México, podría provocar incluso otro tipo de enfrentamientos entre los dos países cuya relación siempre ha sido de hermandad. Donald Trump es una amenaza no sólo para México, sino para el mundo”.

Deja un comentario